Seleccionar página

Cerrajeros Urgentes
Todos conocemos lo incómodo y hasta desesperante que puede ser el molesto ruido que hacen algunas puertas al abrir y cerrar, incluso el solo moverla puede ser desesperante el molesto ruido para algunas personas. Sin embargo este molesto ruido suele ser indicativo de que es una puerta con muchos años de uso, y que la bisagra necesita su debido mantenimiento.
En el presente artículo te daremos unos tips para que de una vez por todas se acaben esos molestos ruidos en tus puertas, puedas abrir y cerrarlas, sin que nadie más, primordialmente tú, pueda escuchar el sonido. De esta manera no tendrás más incomodidades producidas por las puertas rechinantes de tu casa.
¿Por qué suena mi puerta?
Las bisagras son un artículo de cerrajería y carpintería común en todas las casas, presentes en los armarios, alacenas y por supuesto en sus puertas no corredizas. Cuando estas bisagras se vencen o tienen muchos años de uso, tienden a desgastarse e incluso a oxidarse, lo cual en algunos casos puede llegar a requerir la sustitución de la pieza.
Decimos que la bisagra ya está presentando estos defectos cuando escuchamos sus ruidos muy peculiares al abrir o cerrar la puerta que sostiene. Este ruido es provocado por la pérdida parcial o total del aceite, lo cual arroja como resultado la resequedad de la pieza y por consiguiente el sonido de la fricción entre el sistema de la bisagra, molesto e incómodo para quien lo escucha.
¿Qué debemos hacer si tenemos este problema?
A continuación te explicaremos que tips puedes llevar acabo para acabar con ese molesto ruido en tus puertas:
Aceite: el uso de aceites es básico y común en este tipo de situaciones, están a la venta pública en comercios como ferreterías. Puedes conseguirlos bajo el nombre de aceites lubricantes, los cuales vienen en su presentación con un aplicador en aerosol muy práctico, para que se logre colocar alrededor de toda la bisagra.
Se introduce el aplicador lo más dentro de la bisagra posible, y se esparce el aceite. Puede ser necesario abrir y cerrar la puerta algunas veces, mientras se sigue en el procedimiento de colocación de aceite. Para ello debes tener en cuenta que pueden quizás caer algunas gotas en tu piso, por lo que es necesario cubrir los alrededores de la puerta para evitar situaciones de sucio no deseado.
Reemplazo: si el problema continúa luego de la lubricación con el aceite, puede que la bisagra este en un estado oxidado e inutilizable, lo que correspondería un reemplazo de esta pieza.
Mantenimiento del perno de la bisagra: Mayormente el perno de la bisagra es el que más se afecta, por lo que otra de las opciones que podemos considerar es frotar el perno de la bisagra con lana de acero, una vez este es extraído por medio de un alicate. Esto es usado para retirar el óxido o suciedad que pueda contener y, en conjunto con el uso del aceite, brinda unos resultados extraordinarios.
Una mezcla de polvos de grafito: Esta sustancia ha demostrado una alta eficacia para este tipo de problemas de bisagras ruidosas en las puertas, es fácil de conseguir en ferreterías, y al aplicarlo directamente en la bisagra, las puertas quedan sin sonido alguno.
Como ves es fácil y rápido poder hacer un mantenimiento efectivo a tus puertas, luego podrás disfrutar de la comodidad de un hogar sin ruidos molestos. Solo hace falta que escojas uno de los tips que te hemos traído y lo apliques, para que veas como, sin llamar a un profesional, obtienes resultados profesionales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies