Seleccionar página

Cerrajeros 24 horas
Podemos realizar trabajos caseros a partir de organización, cuidado y paciencia. Verás que estas son las condiciones ideales para cumplir con éxito cualquier tarea que se presente, sin requerir llamar a un experto.
La experiencia te dará la oportunidad de repetir estas actividades con mayor rapidez durante las próximas oportunidades que se te presenten para hacerlo. Sin darte cuenta, poco a poco te irá agradando más este tipo de quehacer.
Con herramientas básicas, cualquier proceso de instalación o desinstalación de cerradura, cerrojos o similares, puede ser hecha sin mayores contratiempos.
En esta oportunidad te ayudaremos a desmontar una cerradura, verás lo sencillo que es. Así sólo quedará pendiente la instalación, que como te indicamos en las recomendaciones que te dejamos aquí, será cuestión de aplicar a la inversa tal procedimiento de desinstalación.
Qué pasos debemos seguir para desinstalar una cerradura
En primer lugar, abrir la puerta, evitando con alguna cuña u otro tipo de implemento que se tenga a mano, como una silla, por ejemplo, que se cierre por accidente mientras trabajamos en ella.
Luego iniciamos el retiro de los tornillos mientras sostenemos la cerradura. La importancia de mantenerla sujeta en tanto se hace el desatornillado permite resguardar en buenas condiciones, sobre todo si se desea reutilizar la cerradura en otra puerta.
Recordemos que es usual que las cerraduras se sostengan con tornillos en su parte superior e inferior, todos deben ser cuidadosamente retirados.
Si se trata de puertas expuestas a la intemperie o a la humedad por lago tiempo, es posible que los tornillos se hayan oxidado, lo cual hará necesario que aplicarles alguna solución o sustancia antióxido que los afloje y permita quitarlos sin romperlos ni dañar la superficie de la puerta.
En caso de que algún tornillo esté roto, puede intentarse retirar una parte con el destornillador y el resto con una pinza fina o alicate. Con paciencia y detalle se puede desenroscar con la pinza si con el destornillador esta acción no funciona.
Una vez suelta la cerradura, se quita jalándola mientras la puerta se sostiene para que no se mueva al sacarla. En cuanto al pestillo, se retira con sólo desatornillarlo. Recuerda que esta parte se ubica en el lateral de la puerta y se corresponde con el área que sujeta el cilindro; área donde también se encuentran los tirafondos.
Para quitar estas partes de la cerradura, se retiran los laterales con un destornillador, con cuidado y paciencia, lo lograrás rápidamente.
El destornillador te ayudará a ejercer presión cuando vayas a desinstalar la cerradura desde la parte interna de la puerta. Si hay cerrojo, sigues los mismos pasos, primero los tornillos y paulatinamente cada pieza que lo conforma hasta desmontar todo el mecanismo.
De esa manera puedes proceder ahora a la inversa para colocar la nueva cerradura, verás que se hace entretenido, sobre todo si piensas que lo has asumido como una tarea que puedes realizar por ti mismo.
Verifica que la nueva cerradura tenga las mismas dimensiones de la vas a desmontar, de esta manera no tendrás inconvenientes para concretar su instalación. Si tienes dudas, mide el ancho de la puerta, esto te dará idea de cuál cilindro debes comprar, igual harás con la perilla o, si lo prefieres, lleva todo el mecanismo de la cerradura para adquirir una similar para que trabajes con mayor seguridad y tranquilidad.
Ya no tendrás problemas para solucionar problemas de este tipo en tu casa, e incluso estarás en posibilidad de ayudar a un amigo, a un vecino o a algún familiar que necesite este apoyo y paulatinamente, comenzar nuevas actividades de esta categoría en casa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies